Princesita del Sur

Después de muchísimo tiempo sin pasar por aquí, os dejo un relato que realicé para una pequeña princesa del sur. Ahora que ya está a buen recaudo y sus destinatarios me dieron permiso para publicarlo, es el momento de que sea mostrado al mundo. Buena lectura.

****

      Siempre había pensado que las princesas de sueños de fresa solo podían encontrarse en el Reino de los Cuentos, en palacios de algodón de azúcar, rodeados de bosques con pinos pirulí y lagos de chocolate con leche.

         Lo cierto es que estaba equivocada, muy equivocada, equivocadísima y para darme cuenta de mi error me bastó mirar lo que había a mi alrededor.

Y es que, más allá de las fronteras de ese mágico reino, en todo el mundo, en los cinco continentes, en Europa, sin ir más lejos, en el sur de España… ¡Tachán! ¡Tachán! Venga, un redoble de tambores inmenso: ¿Dónde creéis que reside esta princesa tan especial? ¡Vamos! ¡Pensad un poco, no dejéis que os afecte el calor! 3, 2, 1 y… 0 ¿Málaga? ¿He oído Málaga? Eso es, fenomenal. Pues allí, en esa bella tierra, la preciosa Mencía vino al mundo hace cinco años para llenar de dicha las almas y los corazones de sus abuelos, tíos, primos y, sobre todo, de sus papás: Elena, la reina luchadora que le ha ganado una ardua batalla a un poderoso dragón y Marcos, el rey que piensa en su pequeña mientras sortea en el mar olas de plata y azul.

Ella no necesita cubrirse con sábanas de satén rematadas con hilo de oro en las noches de frío para tener dulces sueños, pues le sirven unas con motivos de Peppa Pig y estar al abrigo de sus papás.

Tampoco precisa muebles del más puro marfil para estar contenta ni  quiere las montañas o las sendas perdidas para pasar ratos excelentes de diversión, ya que es mucho más feliz  en su querida playa en la que construye grandes castillos de arena sobre los que proyecta, de puntillas, sin ser consciente aún, los sueños de un futuro mejor para los suyos en el que reinen la salud, la alegría y el amor.

Mencía, Mencía, chiquitina, princesa de la alegría, sigue soñando, jugando, cantando, disfrutando y aportando la máxima felicidad a cuantos tienes a tu alrededor, porque con personitas como tú todavía los mayores permaneceremos con el anhelo de un mañana de ilusión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s